Como aprender ingles

Outlet colchones

Mi estimado y odiado (a partes iguales aunque a veces desiguales) me invita a comentar cinco manías que tenga, que posea, que sean intrínsecas a mi persona y que puedan ser “contables” (casi “facturables”). La verdad que cuando me lo comentó por medio del maravilloso e-mail quise aniquilarme y posteriormente una vez muerto o hecho espíritu hacerle la vida imposible como espectro. Pero he pensado que estos pequeños demonios que uno lleva dentro es mejor exorcisarlos (así le fue a la niña del Exorcista). Así que voy a pasar a comentar mis cinco manías y voy a elegir a cinco víctimas quienes pueden decidir si continuar con este juego macabro o Colchones Pikolin.

Colchones online (10)

1) No soporto recoger las migas y restos que hay en la mesa con un trapo húmedo. No soporto las cosas húmedas o la sensación de húmedad. Así que lo que hago es coger el trapo ese amarillo (no diremos marcas) le pongo un trocito de papel encima (cualquier papel de cocina vale) y luego lo restrego como puedo. En cuando he logrado aglutinar todas las miguitas, restos de comida y cosas que no he logrado identificar voy a la cocina y cojo un plato pequeño o una bandeja de esas que no pesan nada y lo deposito allí todo. En cada de gente hago de tripas corazón. Pero si me puedo escaquear me escaqueo.
2) Odio las cremas, las cosas aceitosas y ponerme espuma de afeitar. Me la pongo rápido y me afeito aún más rápido. Entonces acabo lleno de cortes.

3) En la comida soy el rey de las manías: No me gusta la grasa, le quito la parte blanca al jamón en dulce, al jamón serrano lo mismo, no me gustan las comidas muy aceitosas ni con sabores fuertes o picantes, no me gusta la carne de ternera, no me gustan lo sabores muy dulces, prefiero algo soso a salado, Fuente no comer muchos productos congelados o envasados o con muchos colorantes o con muchos E-303 (etc.) y podría no parar. Por eso mi madre me dice: “Comes menos que un pirigüín”.