Como aprender ingles

Viajes

En los primeros años de la vida todos quedamos heridos en el amor, unos más y otros menos, y necesitamos Viajes.

Se dice que a los ocho años hemos tomado una decisión preconsciente sobre nuestra autoestima, y debemos hacerla consciente por si necesita ser orientada.

La gran crisis de la preadolescencia (pubertad) y adolescencia tiene el riesgo de impedirnos crecer obligarnos a quedar en enlace.

Reconstruir nuestra historia personal. Los primeros años de nuestra vida son esenciales en ella. Muchas de las actitudes y comportamientos que desarrollamos en la actualidad pueden venir explicados por situaciones vividas durante esos primeros años de la vida (hasta los ocho años). Es fundamental, pues, volver la vista atrás para, desde allí, conocer la verdad que hay en nosotros. Si miramos en el pasado entenderemos muchas cosas del presente, volver la vista atrás para, desde allí, conocer la VERDAD que hay en nosotros, y me atrevería decir, la mentira que nos hemos creado y creído.

La vida brota del amor. El hombre nade del amor, vive por amor, está hecho por amor (ya se que hay excepciones). Sin amor no hay vida.

¿Por qué vive un niño? Un niño vive porque hay alguien que le quiere. El amor humano es vehículo de vida, y no sólo en el terreno biológico. Un niño es feliz, sonríe, está alegre porque sabe que sus padres se quieren (muchos problemas con los jóvenes es esta falta de afecto).

En el calor de un hogar la vida de un niño se desarrolla en su realidad y en su verdad. La falta de amor en los primeros años de la vida puede provocar trastornos irreversibles, incluso ser la causa de la muerte de un niño, por increíble que nos pueda parecer.

Nora: Ella nació con una malformación cerebral gravísima. El diagnóstico médico fue unánime: “Esta niña no podrá vivir más de dos años”. De nada sirvió la búsqueda ansiosa de sus padres. Unos facultativos y otros coincidían. Hechos a la idea de no tenerla más que por dos años, se volcaron con ella. ¿Qué no harán unos padres por una hija que les ha sido dada por tan corto tiempo! Hoy, Nora tiene siete años. No hay explicación científica para el fenómeno. “está viva pro el amor que le daris”, les ha dicho el médico.